Cultura de la piedra

A propósito del articulo de La Vanguardia del domingo 8 de agosto

Barcelona contará en breve con cerca de 30.000 metros cuadrados más de espacios para la cultura y, más concretamente, para la creación, en seis antiguos espacios fabriles de la ciudad.

Sorprende de entrada el enfoque arquitectónico que domina el reportaje  que no es la primera vez que, al hablar de estas fábricas, solo se habla de espacios y más bien poco de los proyectos que han de dar forma a todo. Se habla mucho de acondicionar espacios y se remite a las entidades sectoriales representativas que van de la mano del Ayuntamiento en este proyecto inmenso regido por la ya gastada palabra “creación” que, por otra parte, comienza a parecer el argumento válido y legitimador para cualquir idea, por vieja, extraña o inútil que esta pueda ser.

Últimamente la recuperación de fábricas y otros espacios en desuso para la cultura es una constante en municipios de toda Catalunya… Pero la pregunta es si estos edificios responden a una diagnosis clara de la situación actual de cada municipio o a la necesidad de los gobiernos municipales de recuperar espacios (catalogados o no) sin una finalidad clara más allá de la inauguración y los impactos en prensa que genere.

¿Qué hay detrás de la piedra más que acondicionar espacios? ¿ Qué hay detrás de las piedras, cuáles son los proyectos?

Los equipamientos son herramientas al servicio de políticas culturales, ¿existe una política cultural clara, orientada y definida? ¿Existe un análisis y un diagóstico que recomiende 30.000 metros cuadrados nuevos de equipameintos culturales en Barcelona? ¿Para quién? ¿Para cuántos? ¿Serán espacios de proximidad y de incorporación de ciudadanos a la creación o seran espacios gremiales para el desarrollo y consolidación de los sectores artísticos que aglutinen una mínima parte del movimiento creativo de la ciudad? ¿Són un añadido nuevo a la marca Barcelona?

Conca, Peccat… cada vez más instituciones y gestores apuestan por una planificación y racionalización que garantice que la intervención en cultura sea eficiente y responda a necesidades reales de la ciudadanía, pero parece que a veces lo olvidamos… ¿o no utilizamos el discurso como método?

Últimamente los gestores estamos más cerca de los arquitectos que de la cultura i ocupamos más tiempo en la construcción de elementos inertes que a la gestión de un ser vico como la cultura.

Advertisements

Quant a mardiaca

Treballo amb persones des de la cultura, a @lacapsa
Aquesta entrada s'ha publicat en Castellà, General i etiquetada amb , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s