#1 Educación, Cultura y Democracia

Todo empieza con la lectura del libro de Jordi Llovet Adéu a la Universitat. L’eclipsi de les humanitats. No pretendo resumirlo ni hacer una valoración, básicamente porque creo que es necesario leerlo y da para pensar, mucho y en profundidad. Lo que recoge en las más de trescientas páginas nos explica porqué estamos donde estamos.

Durante la lectura me sorprenden afirmaciones como estas:

“En este sentido, cada día parece más claro que las instituciones parauniversitarias que existen en todas las ciudades un poco pobladas -institutos y centros de cultura, ateneos, museos, cenáculos de sabios, academias- harán el trabajo que la universidad ya no es capaz de hacer, y lo harán de hecho -cosa que a todos debería parecernos excelente- para una masa de población superior a la subclase social de los estudiantes universitarios (Dejo de lado el hecho de que las plataformas culturales no universitarias están sometidas -a diferencia de lo que aún sucede en la universidad- a los intereses de un partido político y ofrecen sus actividades, con más o menos disimulo, para conseguir un día o otro réditos electorales: como una propaganda, un entretenimiento o un espectáculo generador de votos).” (pág. 131)

“Museos, centros de cultura contempooránea, tallers de artistas, academias, estudios de pintores, espacios comunitarios para la práctica del arte, sociedades musicales y más cosas son en estos momentos, en muchas ciudades, los lugares más activos en la trasmisión del saber y al cultivo de la inteligencia, de la sensibilidad y de la sociabilidad. Aquello que debería haber hecho la univesidad lo harán durante mucho tiempo, posiblemente, esta especia de instituciones, en las cuales, por otra parte, los universitarios no ponen los pies”. (pág. 233)

De una o otra manera, las afirmaciones mes producen una sacudida. Recupero la sensación de frustración durante mi paso por la universidad, repienso los espacions donde he aprendido lo que sé y me cuesta encontrar referencias sólidas de aprendizaje y adquisición de conocimientos y capacidad crítica en mis tiempos de estudiante. Me preocupa y me preocupo aún más en pensar que muchos proyectos culturales reducen su dimensión educativa a las visitas guiadas y a algunos talleres concebidos com poco ánimo. La idea de la transferencia de conocimientos, “el cultivo de la inteligencia, de la sensibilidad y de la sociabilidad” no está presente de forma suficientemente clara en el día a día de muchos de los proyectos y iniciativas culturales de nuestra casa, no de forma integral y global como mínimo.

La idea de la pedagogía en la cultura no se ha abordado con la complejidad necesaria, ni desde el sector educativo ni desde el cultural. Lo cita también Llovet tomando palabras de Alexandre Garí “No todos tienen suficiente conciencia de la complejidad del mundo de la pedagogía (…) Pero el filósofo, el sociólogo, el moralista, el político también llaman pedagogía a las fuerzas pequeñas o grandes del pensamiento que determinan la vida de las entidades colectivas y con ellas involucran todo el mecanismo docente, incluso en su aspecto más inmediato y pràctico.¨ (pág. 337)

También durante muchos años, desde la Cultura hemos reclamado al sector educativo una formación/sensibilización para las artes, una vía de formación de públicos (y utilizo este concepto tan “vacío” a propósito, espero que se note la ironía) que nos “haga fácil” nuestro trabajo pensando “si educamos a los públicos en el consumo cultural, nuestro trabajo de programadores (otra ironía) será mucho más fácil”. Y hemos errado el tiro. Hemos caído en delegar en otros unos retos que no tienen encargados dentro de una formación institucional cada vez más especializada, especializadora y profesionalizadora que obvia el conocimiento suficiente para descifrar las claves del mundo contemporáneo.

Por poner un ejemplo, que hay muchos, se considera a la escuela como el principal cliente de un mercado y un consumo de productos culturales, y estas ofertas son, a menudo, una justificación cuantitativa de las actividades de difusión.

Nos han metido en la cabeza la necesidad de estimular la creación “per se”. la creatividad está de moda. Y me pregunto si no será una expresión más del neoliberalismo que empuja a las personas a producir cosas, a generar productos, a consumirlos… Todo con la misma aceleración, superficialidad y acomodación con que funciona lo que nos envuelve. Así, los usos creativos-expresivos han llenado y dado contenido a muchos equipamientos cuturales que no siempre hemos encontrado un marco de referencia claro y han funcionado con baja calidad y poco rigor pedagógico.

Pongamos el freno, pongámoslo ya. Paremos y pensemos, pongamos pausa en lo que hacemos, volvamos a lo pequeño y cotidiano para forjar cambios que podamos numerar uno a uno y no como masa o cantidad.

Como dice el mismo Llovet “Es imposible construir una democracia sólida perdurable y solvente sin tener presente que, antes que ninguna otra cosa, la democracia debería de ser el régimen político que asegurase el funcionamiento de la res pública sobre la base insoslayable de la soberanía intelectual de todos y cada uno de los miembros de una sociedad (…) Sin una ciudadanía emancipada desde el punto de vista intelectual, toda democracia tiende a a plutocracia, a la burocracia o a las diferentes y más sutiles formas de totalitarismo”(pág. 298)

Hay que introducir (o priorizar) en los proyectos culturales la idea de inocular la pasión intelectual a las personas con las que trabajamos procurando que, de una u otra forma, crezcan como personas, como ciudadanía emancipada y crítica… garantizando así cuan soberanía intelectual capaz de alcanzar una democracia de pleno derecho que nos ayude a dibujar un futuro mejor como individuos pero, sobre todo, como colectividad. Difícilmente nos podremos desarrollar colectivamente si no tenemos la oportunidad de hacerlo individualmente.

Esto es solo un esbozo que abre mil nuevos hilos desde donde estirar… la caja está abierta!

Agradezco a @bagdadcafebcn la recomendación de la lectura del libro y, tanto a ella como a  @rafamilan, poder contrastar las ideas sobre mi lectura que me han permitido esta tentativa
Advertisements

Quant a mardiaca

Treballo amb persones des de la cultura, a @lacapsa
Aquesta entrada s'ha publicat en Castellà, General i etiquetada amb , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s