#12M15M sobran los motivos “toma la calle”

Ahora hará un año que muchos salimos a la calle para compartir nuestra indignación con una situación que, a escala global, ha significado un menosprecio de la ciudadanía. La especulación financiara, la globalización de una economía depredadora, el juego del monopoly con uns reglas desordenadas que generan unas grandes cantidades de beneficios para unos pocos a un precio muy alto para la mayoría y que se apoya en una permisividad de los gobernantes que se arrodillan ante los mercados

La clase política ha hecho un seguidismo generalizado olvidando que forman parte de un sistema en que la ciudadanía los ha escogido para representarnos, para tomar decisiones de nuestra parte, en nuestro nombre. el sistema democrática, en general, es así, a partir de unos determinados valores de igualdad, de libertad, de fraternidad, de confianza en las instituciones públicas que están constituidas para garantizar que podamos vivir con un reparto justo e igualitario de lo que tenemos en sociedad. Han generado una enorme crisis de confianza y representatividad.

Los medios de comunicación se han apuntado a esta historia haciéndonos hablar a todos de economía, como si fuera un mal truco de magia, en el que nos entretienen con palabras desconocidas para hacernos creer que todo esto es cosa de los expertos, que nosotros no entendemos y que la política no tiene soluciones para una situación de crisis técnica generalizada. De pronto, los banqueros, los mercados son los que dan las instrucciones de lo que tienen que hacer a los gobiernos para que ellos puedan continuar dirigiendo el mundo. Han generado una desligitimación del derecho a la información sometiéndose a la manipulación dirigida desde los poderes económicos, convirtiéndose en sus portavoces.

Los políticos, los medios de comunicación, las instituciones democráticas se han alejado de la ciudadanía representándose a sí mismo y viéndonos como al enemigo, como a un tercero en discordia, molesto, al que hay que someter. Y para eso han escogido la estrategia del miedo, del miedo que paraliza y no te deja pensar, del miedo que te tapa la boca para no perder lo poco que tienes, del miedo a salir a la calle a decir lo que piensas porque la policía blinda el poder y te ataca sin ningún tipo de consideración.

Y, para hacernos creer que hacen lago para arreglar la situación, están desmontando todo aquello que pueda sonar a cosa pública, nuestros derechos conseguidos después de años de dictadura y luchas sindicales y políticas, los servicios públicos, la educación, la sanidad, la cultura, los servicios sociales… Nos han querido hacer creer que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades cuando precisamente estas posibilidades no han sido más que el resultado del esfuerzo colectivo de mucha gente, también de partidos y sindicatos… en otros tiempos, claro.

Sin embargo, un año después muchas cosas han cambiado. Es cierto que no han sido grandes cosas sino pequeñas, a veces desde lo individual, otras de forma más compartida. Nos hemos encontrado en la calle, en las plazas, en los bares y nos hemos hablado y nos hemos conocido y reconocido y hemos modificado nuestras formas de pensar y pensarnos. Ya no los necesitamos para trabajar, para construir una sociedad mejor. Han aparecido múltiples formas de pensar en común lo que nos es común, de superar el individualismo mezquino al que nos quieren llevar.

Priorizamos las personas, las comunidades, la educación, la sanidad, la cultura, el derecho a una vida digna y una rehumanización de nuestras relaciones y emociones muy lejos del consumismo y los mercados

Y por eso, el sábado 12 de mayo estaremos en la calle para decir con la voz bien alta que estamos vivos y que queremos las cosas de otra forma. Saldremos a la calle para  “mirarles a la cara y decir alto: tiren hijos de puta. Somos millones y el planeta no es vuestro”

En tiempos de ignominia como ahora
a escala planetaria y cuando la crueldad
se extiende por doquier fría y robotizada
aún queda mucha buena gente en este mundo
que escucha una canción o lee un poema:
ellos saben muy bien que la Patria de todos
es el canto, la voz y la palabra; única Patria
que no pueden robarnos ni aún poniéndonos
de espalda contra un muro
y deshaciéndonos en mil pedazos.

Por eso digo una vez más: que nadie piense y grite:
no puedo más y aquí me quedo. Mejor mirarles
a la cara y decir alto: tiren hijos de puta.
Somos millones y el planeta no es vuestro.

José Agustín Goytisolo.

________________________________
La segunda fotografia es de @CristinaRiera
Anuncis
Aquesta entrada s'ha publicat en Castellà, General i etiquetada amb , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s